7 Asistiré

NICK GARRIE

Fecha y hora
14 Febrero, 2014 -
Dónde
Población
Donostia-San Sebastian
Calle de la Reina Regente, 2
Gipuzkoa
20003
Spain
Creado por
"NICK GARRIE Barroco por accidente" (Rockdeluxe, 2010)

“Me llamo Nick Garrie-Hamilton. Nací el 22 de junio de 1949 en Yorkshire (Inglaterra). Mi relación con la música comenzó a los 6 años cuando mascullaba canciones en mi almohada. Mi primer subidón pop fueron los Beatles. Llegaron en el momento perfecto: tenía 13 años y estaba aprendiendo a tocar la guitarra. De adolescente me marcaron Dylan y los cantantes franceses. Me gustaba mucho Jacques Brel, aunque también me impactó un concierto de Charles Aznavour. Yo no quería ir porque no me gustaba mucho, pero un amigo insistió. De repente, salió a escena ese tipo bajito, que parecía un muñeco, dirigiendo una orquesta enorme con cada movimiento de sus pestañas. Como máximo hacía una ligera inclinación de cabeza para indicar que entraran los violines. Me pareció impresionante. Desde entonces no juzgo a nadie hasta que no lo veo en directo”.

“Mi mayor éxito es un disco maldito: ‘The Nightmare Of J.B. Stanislas’, publicado en 1969. Cuarenta años después, Elefant lo reedita con extras. Fue un álbum manejado por el productor, Eddie Vartan, hermano de la cantante Sylvie Vartan. Me colocó una orquesta de cincuenta y seis músicos en la que yo me sentía perdido. Justo cuando iba a lanzarse el álbum, se suicidó el dueño de la discográfica, que era el marido de la cantante Dalida, que también se quitó la vida veinte años más tarde. A él le encantaba apostar y tenía enormes deudas de juego. El culto del disco ha crecido con el tiempo, lo llaman ‘obra magna del pop barroco’, y se supone que han llegado a pagar 1.200 euros por una copia. A mí me gustan las canciones, pero lo siento como una cosa ajena, porque creo que bastaba con voz, guitarra y teclado”.

“En mi juventud fui hippie, pero de una manera individualista. Pasé una temporada en Italia, en la isla del Giglio. Vivía en la playa, con un saco de dormir y una pijama rojo de seda. No me quitaba las sandalias, pero nunca formé parte de ningún colectivo ni era fumador de porros; esto último me lo callaba para no quedar mal. Creo que gracias a esa distancia con el movimiento me salvé de acabar toxicómano. Era muy fan de Cat Stevens, sobre todo del primer disco, ‘Matthew & Son’, de 1967. Me gustaban sus letras, que eran muy espirituales, aunque tenía voz de rata. Lo que más me enganchaba eran las guitarras, con ese sonido increíblemente puro. Por eso contraté a Alun Davies y a otros músicos de su banda para grabar mi disco de 1984, ‘Suitcase Man’. Incomprensiblemente, llegué al número uno en España con él, todo un éxito por el que no recibí ningún dinero”.

---------------------------------------------------------------------- ------

Nick Garrie
César Estabiel (29.01.2009)

En la música, la mala suerte se maldice en el momento y se sufre durante años. Pero el tiempo al final se pone de parte del infortunio y termina por enaltecer las obras vilipendiadas. No recuerdo un disco más maltratado que “Sister Lovers”, el tercero de Big Star, condenado por la discográfica y boicoteado por su propio autor, Alex Chilton. Años después resurgiría como un enorme disco donde la euforia y la debacle terminan por confundirse. Algo más de tiempo tuvo que esperar Nick Garrie para que la maravilla que escribiera en 1969 luciera galones de obra mayor. Su caso merece capítulo aparte en el tomo de artistas malditos de la enciclopedia musical. Porque el bueno de Garrie nunca en su vida caminó por el lado salvaje ni le vendió un gramo de su alma al diablo. Cuando estalló la revuelta de París en 1968 él era un simple estudiante, comprometido con el arte y la música, que escribía sus canciones en el sur de Francia sin apenas testigos.

Fue Lucien Morisse, que entonces editaba los discos de Brigitte Bardot en su sello AZ, quien se percató de aquel extraordinario talento e invirtió su dinero en una orquesta de 56 músicos para sacar adelante aquel fantástico repertorio que parecía provenir de un Dylan onírico. Aquel sería su último acto de generosidad con el arte. Pocos días después de la publicación de “The Nightmare Of J.B. Stanislas”, Morisse se suicidaba y con él también se iban las únicas esperanzas depositadas en Garrie. Conclusión: apenas hubo promoción para un disco cuyas copias terminarían pudriéndose en algún sótano. Garrie, deprimido y ninguneado, prefirió olvidarse de que un día fue músico. Cierto es que a finales de los setenta tuvo un éxito en España, con el single “Back To 1930”, pero para entonces ya había cambiado su identidad por la de Nick Hamilton.

Han tenido que pasar cuarenta años para que el apellido Garrie se imprima nuevamente en la portada de un disco. Apoyado por el talludito batallón del indie-pop escocés (Teenage Fanclub, BMX Bandits), Garrie retorna con un disco dulce en el que el amor se guía por la inocencia –que no la ingenuidad- y los cuentos infantiles compiten con la canción sentimental. “49 Arlington Gardens” (publicado por Elefant, que también prepara para este año reedición de su clásico de 1969) es la perfecta banda sonora para una vuelta a casa por navidad. La gran sintonía que demanda el hijo pródigo. Dos piezas deslumbran por encima del resto: “When The Child In Me”, paisaje neoclásico a lo John Cale, y el socavón sentimental de “Lovers”, escrita por el compositor francés Francis Lai.

---------------------------------------------------------------------- ---------------------------------------------

En estos videso podeisl verle en acción. En el primero él mismo cuenta su historia:
http://www.youtube.com/watch?v=cikXuv5Rme8

http://www.youtube.com/watch?v=C4OMSAypTT0 (Can I stay with you?)
http://www.youtube.com/watch?v=KYCKPAnn84k (Rainy Days In Sunny Sydney)
http://www.youtube.com/watch?v=hBCsuXw_8kI
http://www.youtube.com/watch?v=MeWalX3WJ1w
http://www.youtube.com/watch?v=_7FFpP7J1as (San Francisco)
http://www.youtube.com/watch?v=9NZAkM2JuJ0 (Le Pont Mirabeau)
http://www.youtube.com/watch?v=kDvswLoPz0c (Qué será)
Actividad reciente

No hay nuevas noticias para ver en este momento.